• Sector:
    AutomociónAutomoción

La gestión del cambio

El aprendizaje de idiomas en las empresas es un cóctel en el que se mezclan la manera de enseñar y la motivación de los alumnos. Sin una metodología bien estructurada es fácil que los asistentes a un programa de formación acaben desilusionados y finalmente no aprendan todo lo que deberían. Una razón por la que muchas empresas deciden buscar nuevos caminos y apostar por métodos distintos a los tradicionales, como recientemente ha hecho Hyundai Motor España.

Cuando Sonia Jadraque, Directora de Recursos Humanos de Hyundai Motor España, se planteó la necesidad de un cambio metodológico en la manera de afrontar las clases de idiomas que recibían los empleados de la compañía automovilística, sabía de antemano que no era una tarea sencilla. Desde hacía tiempo, la empresa contaba con un proveedor que impartía clases presenciales de inglés y al que, más o menos, se habían amoldado los empleados. "Pero la gente no aprendía", reconoce abiertamente Sonia Jadraque.

"Hacía muchos años que se impartían clases en la empresa, pero veía que no cumplía con los objetivos que nosotros teníamos"Por este motivo, y tras un periodo de reflexión y análisis, desde el departamento de Recursos Humanos se planteó seriamente la necesidad del cambio. "Yo tenía bastante claro que quería cambiar de proveedor. Hacía muchos años que se impartían clases en la empresa, pero veía que no cumplía con los objetivos que nosotros teníamos. Las clases presenciales seguían una metodología tradicional. Además, en los empleados había una cierta falta de motivación y no avanzaban en el conocimiento del idioma. El objetivo principal de una formación, que es mejorar las habilidades, no se estaba cumpliendo", puntualiza la responsable de Recursos Humanos de Hyundai Motor España.

Con este planteamiento, la compañía hizo primero una prueba piloto con Training Express, y después decidió que sería su proveedor en la formación de idiomas. "Se lo comunicamos al personal, pasamos pruebas de nivel a todo el mundo y se hicieron varias presentaciones explicativas. El cambio no fue fácil. Como la mayor parte de los empleados sólo había conocido el sistema anterior y un solo proveedor, hubo bastante reticencia. Paradójicamente, muchas de las personas que más pegas pusieron han acabado reconociendo que, con la nueva metodología, si quieres aprender, aprendes".

La plataforma online que utilizan los empleados de Hyundai Motor España es, según Sonia Jadraque, muy motivadora. "Las personas que están determinadas y que realmente quieren aprender tienen a su disposición una herramienta con grandes recursos que se pueden adaptar muy bien a sus necesidades. Algunos empleados incluso han incrementado sus horas de formación considerablemente. También con las clases telefónicas se ha notado un gran avance en expresión y comprensión idiomática".

La experiencia en la gestión del cambio ha enseñado a Sonia Jadraque que en los planes de formación es importante, en primer lugar, identificar las necesidades del empleado y de la empresa. "Hay que llevar a cabo una comunicación interna sobre cuáles son las ventajas o éxitos esperados de ese plan de formación. Asimismo, es necesario hacer una buena implantación y seguimiento y marcarse objetivos claros pero flexibles. Y por supuesto, encontrar el proveedor adecuado. En nuestro caso, en el tiempo que llevamos trabajando con Training Express, tanto sus estándares de calidad de producto como sus servicios han sido muy buenos".

La formación idiomática dentro de la filial española de Hyundai Motor España resulta prioritaria. Al tratarse de una multinacional de origen coreano, el inglés es la lengua común de la compañía. "El grado de exposición de todos los departamentos es muy alto. Con los expatriados coreanos en Madrid las reuniones son en inglés. Incluso los mails internos se redactan en inglés, porque en muchos casos hay que reportar a una persona que no habla español", explica Sonia Jadraque.

La política de la empresa facilita a todo el personal que así lo quiera la posibilidad de mejorar su formación idiomática. Dependiendo de las responsabilidades y del desempeño de los empleados, el inglés que se imparte se enfoca a aspectos funcionales del negocio: desde cómo atender una llamada, cómo responder un email, cómo hacer una presentación…; o hasta materias más específicas relacionadas con el márketing o las finanzas.