Tips para mejorar la competencia en idiomas de tus empleados

La competencia en idiomas es una de las que más se tienen en cuenta a la hora de reclutar a nuevos empleados debido a que las empresas cada vez trabajan de una forma más global. Los cursos de formación como los que ofrece Training Express son la mejor manera de mejorar el nivel de idiomas de tus empleados pero, también se pueden implementar en la oficina una serie de iniciativas como las que proponen Equipos y Talento para activar su uso.

 

Más allá de la tradicional oferta formativa que hay a nuestro alcance fuera del ámbito laboral, es necesario que las empresas también impulsen iniciativas internas que puedan contribuir a que sus empleados estén más formados en este ámbito. ¿Cómo?

Contratar servicios de formación externos

Es una de las prácticas más tradicionales en compañías de gran dimensión; normalmente, se trata de cursos íntegramente subvencionados y de los que las organizaciones se pueden desgravar fiscalmente: basta con disponer de un cierto volumen de empleados dispuestos a apuntarse, y contactar con empresas o autónomos que oferten clases de idiomas.

Por ejemplo, se pueden programar una o dos clases a la semana de inglés o la lengua demandada, dentro o fuera del horario laboral, pero en las mismas oficinas. Hay quienes optan por programarlas a las 08:00 de la mañana o a partir de las 18:30h para no interferir demasiado en el horario de trabajo, o al mediodía, aprovechando la pausa para comer.

Cambiar el idioma de las presentaciones

Seguro que tanto tú como tus empleados soléis realizar presentaciones internas en las que exponéis a vuestros compañeros o responsables proyectos, planes o acciones concretas. ¿Por qué no les propones cambiar el español, por un idioma no nativo?

Y para ello, lo óptimo es predicar con el ejemplo, y empezar por ti mismo. Después de tu primera reunión en inglés, si invitas a tus empleados a que pierdan el miedo y hagan lo mismo con el idioma que necesiten mejorar, seguro que llegado el día de una posible reunión con un cliente o proveedor extranjero, se sentirán más seguros a la hora de afrontarla.

Organizar Grupos de conversación

También puedes ayudar a que tus empleados mejoren su nivel de idiomas sin que afecte a tu presupuesto estableciendo dinámicas colaborativas entre tus equipos.

Por ejemplo, si hay trabajadores de distintas nacionalidades, se pueden crear grupos o “clubes” de conversación, en los que un empleado nativo se encargue de charlar distendidamente en su idioma con su grupo y les invite a interactuar. De esta forma, se contribuye a fortalecer los vínculos entre los trabajadores, a la vez que éstos “refrescan” conocimientos en idiomas que no son el tuyo.Meeting-220

Parejas de intercambio Lingüístico

Aparte de las reuniones grupales informales, existe la posibilidad de trasladar la idea de“intercambio lingüístico” al ámbito laboral. Comunica a tus empleados la posibilidad de apuntarse a esta iniciativa, detallando qué idiomas dominan y cuáles les gustaría mejorar, así como su disponibilidad horaria.

Una vez recopilada toda la información, bastará con que cruces los datos y juntes oferta y demanda, es decir, pongas en contacto al “ofertante” del idioma,con su “demandante”, y ellos mismos elijan citarse qué día o días de la semana se reunirán para mantener una conversación en este idioma, por ejemplo, en la hora del descanso al mediodía.

Compartir recursos formativos

Otra iniciativa complementaria a las anteriores es buscar un canal de comunicación para intercambiar recursos de aprendizaje de idiomas. Seguro que todos conocemos webs, libros, canales de youtube u otros canales para mejorar nuestra competencia lingüística. ¿Por qué no ponerlos en común?

Se trata, al fin y al cabo, de crear una lista o base de datos colaborativa y de libre consulta para todos.

Compartir presentaciones o memorias de proyecto en otros idiomas

Es probable que el equipo comercial u otros compañeros que traten con clientes internacionales estén ya habituados a escribir informes, preparar presentaciones, o escribir e-mails en otros idiomas, que seguro pueden ser de mucha utilidad para otros compañeros que no dominen tanto esa lengua.

Opta por crear un canal o ubicación donde se comparta este tipo de información, de manera que todos puedan consultarlo cuando lo necesiten y les pueda servir de pauta para su cometido.

 

Artículo original en Equipos y Talento

  Blog

0