3 claves para potenciar tu eficacia y eficiencia

Ser eficaz y eficiente son dos cualidades muy deseables tanto para la vida privada como para el entorno laboral. Aquí os dejamos algunos consejos de la mano de Merca 2.0. para potenciar estas cualidades.

La eficacia y eficiencia son dos atributos diferenciados que conjuntando hacen cualquier esfuerzo o trabajo más rentable. Sin embargo, es muy importante mencionar que existen diferencias clave entre estos dos términos que conviene tener muy presente.

En términos muy llanos y simples, la eficiencia es la capacidad para utilizar la menor cantidad de recursos necesarios para alcanzar un objetivo, mientras que la eficacia es la capacidad para lograr los objetivos que nos proponemos. Una se mide en “ahorro”, la otra se mide en “confiabilidad”, pero ambas son caras de la misma moneda (Logros).

Lo interesante es que desarrollar uno de estos atributos no necesariamente implica que el otro se dará “en automático”. Por esto, en la medida en la que conjuntemos ambos atributos de manera natural y armónica, nuestra capacidad para rendir mejores resultados será notablemente empoderada.

Algunos puntos importantes para potenciar la eficiencia y la eficacia:

Organízate

Si quieres “llegar a algún lugar”, lo primero que tienes que decidir es “a dónde quieres ir”. Así que todo comienza con definir lo que se desea lograr. Visualiza tu día y anota cada uno de los pendientes y actividades que deseas hacer. Evalúa la carga de actividad que te estás trazando. Recuerda que un exceso de actividades te generará estrés y te hará perder foco, mientras que tener actividades de menos, harán que caigas en el ocio y provocarán tu dispersión.

Prioriza y administra el valor de tu tiempo

De todas las actividades que te propones, siempre habrá algunas más importantes que otras, unas críticas y otras pasajeras. Dale a cada una el lugar que le corresponde y asígnale momentos durante tu día. Además, considera que no cuentas con la misma energía durante todo el día, por lo que hay ciertas actividades que te favorecerá hacer al inicio de tu jornada, mientras que otras pueden esperar a momentos en los que no requieres de tu 100% de capacidad.

Divide proyectos mayores en actividades pequeñas y “cumplibles”

Hay tareas que pueden tomar días o incluso semanas. En lugar de estar aplazando día con día la consecución de una sola tarea, puedes dividirla en múltiples actividades que podrás eliminar de tu “agenda” conforme vayas avanzando. El hecho de llevar la cuenta de varias actividades por día, te dará foco en la realización de tu proyecto y te permitirá medir tu productividad. Algo muy importante es que si no alcanzas acabas en el tiempo que pensaste, re-agéndalo.

Recuerda que tus principales recursos (en general) son tu energía y tu tiempo. Estos dos factores son los que “inviertes” y transformas en dinero, descanso, logros, relaciones o lo que quieras. En la medida en la que aproveches mejor tu tiempo serás más eficiente y al emplear tu energía de forma en la que saques el mayor provecho de ella serás más eficaz.

Leer artículo original en Merca 2.0

 
  Blog

0